Mercados

MERCADOS

Nuestro ácido se encuentra en los usos finales de una amplia gama de procesos.

Nuestro Óleum también se utiliza para la fabricación de derivados de flúor y productos químicos intermedios, entre otros. A continuación se enumeran algunos ejemplos:

Agricultura

El uso final más destacado del ácido sulfúrico es con diferencia la producción de fertilizantes de fosfatos. Se logra primero con la reacción del ácido sulfúrico con la roca fluorapatita, Ca5(PO4)3F, para producir ácido fosfórico, que se emplea a su vez para la producción de fertilizantes de fosfato. Mediante la reacción del ácido fosfórico y el amoniaco, se producen, por ejemplo, fertilizantes de fosfato monoamónico o diamónico.

Productos químicos intermedios

El ácido sulfúrico y el óleum también se utilizan como material de partida en la producción de una serie de productos químicos diferentes, tales como:

  • Dióxido de Titanio
  • Metacrilato de Metilo (MMA)
  • Ácido Fluorhídrico ( HF)
  • Caprolactam
  • Rayon
  • Ácido Clorhídrico

Los usos finales de estos productos químicos van desde los pigmentos (TiO2) y los polímeros (MMA) hasta el decapado de acero (HF).

Metales - minería

En el procesamiento de metales, el ácido sulfúrico se utiliza en el decapado, en el tratamiento de minerales de cobre, uranio y vanadio y en la preparación de baños electrolíticos para la purificación de metales no ferrosos.

Aditivos para combustible

El ácido sulfúrico también se emplea en aplicaciones más especializadas como la producción de 2-etilhexil nitrato (2-ENH). Este se produce mediante la nitración de 2-etilhexanol (2-EH) con el ácido sulfúrico y se emplea como intensificador del cetano, aumentando la velocidad de la combustión del diésel y, por tanto, la eficiencia del motor. Esta aplicación especializada demuestra la diversidad de usos finales del ácido sulfúrico.

Otras Aplicaciones

Otros usos finales del ácido sulfúrico incluyen :

  • Aditivos para combustible
  • Cosméticos y salud
  • Tratamiento de aguas
  • Bebidas y alimentación
  • Sulfatos metálicos
  • Metales básicos
  • Tintes y productos intermedios
  • Detergentes y jabones
  • Minerales, arcillas y arenas
  • Papel y pulpa de papel